domingo, 25 de diciembre de 2011

EL 15M ante la visita del Papa a Madrid: Ideas y propuestas


preguntahome
El próximo jueves 18 de agosto de 2011 aterrizará Benedicto XVI en Barajas a las 12.00 horas. Sobre las 19.15 horas de la tarde, se dará un baño de multitudes entre Neptuno y Cibeles, donde dará un discurso al más de millón de personas que se espera tomen las calles de Madrid. Hasta el domingo 21 de agosto, la zona cero habitual será esta, Cibeles, y el aeródromo de Cuatro Vientos.

A vueltas con el movimiento del 15M y la inútil medida del Ministerio del Interior de cerrar Sol, es difícil prever cómo se desarrollarán las protestas en estas fechas. Madrid va a estar plagado de policías y feligreses. Las medidas de seguridad van a ser enormes.

Mi opinión es que el 15m se juega mucho más de lo que parece en esta visita. El movimiento se ha definido como no vinculado a ningún partido político, a pesar de las semejanzas. Tampoco como de derechas o de izquierdas. Ha querido permanecer al margen de casi todo, para que nadie consiga encorsetarlo. En cierto modo, eso es parte de su éxito. Un grupo muy numeroso de ciudadanos que comparten un enfado general y desean cambiar cuestiones básicas de su democracia. Nada más. Por eso, tiene el respaldo social que tiene. Por eso tiene fuerza, por eso algunos partidos se quedan ciegos haciendo guiños al movimiento de cara al 20N.

Es incómodo, muy incómodo para IU, pero mucho más para el PSOE, que necesita recuperar una bolsa de votantes. ¿Cómo se hace eso? Creo que de dos modos: o captando su atención, incorporando propuestas, o tratando de que vayan perdiendo el respaldo social que tienen. Para el PSOE, estos son los dos caminos. O que pierdan prestigio y apoyo cuanto antes, o que se suban al carro. La visita del Papa es la última oportunidad preelectoral para decantarse. Pienso en tres posibles escenarios:

ESCENARIO 1: El 15m hace, durante la visita de Benedicto, lo que le pide el cuerpo a todos. Protesta, busca los lugares de concentración y manifiesta su rechazo a una visita multimillonaria para la situación actual en que nos encontramos. La policía tendrá menos contemplaciones. Las razones de sgeuridad, en esos eventos, no tratan de evitar protestas, sino cosas peores. No se andarán con contemplaciones. Y, aunque a la sociedad española la visita del Papa le importa poco, no deseará que, ya que tiene que venir el señor, aquello se convierta en un disparate de repercusiones internacionales. Eso puede provocar la pérdida de respaldo social, que es la clave, y que el movimiento, de cara a las elecciones, quede ninguneado. Ese es el riesgo.

ESCENARIO 2: Peor aún. Que se polaricen políticamente las protestas. Que el 15m retire su máscara de V de Vendetta, y tras ella salgan, como desean desde hace tiempo algunos medios como"La Razón", Intereconomía, etc.,  gente violenta y de extrema izquierda, anticlerical y poco respetuosa con el sentir ajeno. Entonces, y me parece un grave riesgo, perderá su identidad. El 15M respeta lo que piense cada uno, respeta si uno es creyente o no. Tiene que respetar al millón de personas que tienen todo el derecho del mundo a concentrarse y hacer cola para confesarse si quieren. Con independencia de que la crítica de base vaya hacia la iglesia como institución, y hacia la pleitesía de un estado aconfesional, es peligroso dar un paso más allá y ser irrespetuoso con muchos de los asistentes, que posiblemente también puedan formar parte del propio 15M. Esto sería un desastre.

ESCENARIO 3: Este es el que propongo. Quedar al margenDejar a los visitantes disfrutar de sus credos, hacer protestas puntuales, localizadas, no necesariamente a cien metros de Cibeles, en los que explicar por qué no se está de acuerdo con lo que conlleva esa visita siendo muy respetuosos con los visitantes. Tal vez con asambleas o puntos de información pactados. A priori puede parecer una derrota, alguno puede creer que se dará una imagen de debilidad. Pero creo que es al contrario, saldrá mucho más reforzada, el mismo día después de que Benedicto XVI coja el avión de regreso.

Me gustaría conocer opiniones. Tal vez esté equivocado, pero creo que la actitud del 15M en esta visita marcará el peso que pueda tener de cara a las próximas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada