domingo, 25 de diciembre de 2011

El asesino de Oslo y los LONE-WOLFS SHOOTERS en el terrorismo reciente


Al hilo del ataque terrorista protagonizado por Anders Breivik el pasado viernes en Oslo y Utoya, Madeleine Gruen y Alfredo Kuilan, de la NEFAFOUNDATION, han publicado un interesante análisis sobre tres ataques anteriores protagonizados por LONE-WOLFS SHOOTERS que no estaban directamente conectados con Al Qaeda u otros grupos terroristas, pero que sí se inspiraban en algunos aspectos de su ideología. Sí, incluso un declarado enemigo del Islam como el tarado Breivik ha seguido, punto por punto, el mismo procedimiento. Desafortunadamente, ha provocado una desgracia mucho mayor. 

Al Qaeda siempre ha llamado a la "yihad individual" para desarollar ataques en Estados Unidos y otros países occidentales, invitando a las acciones individuales o de pequeñas células. En el mes de junio, Adam Gadahn decía:

"...the opportunity to carry ouy the divine obligation of fighting the enemies of Allah today is available to anyone who has the will and determination, regardless of where he might be"

El informe da cuenta de tres antecedentes:
  1. En 1993, ataque a las afueras de la Sede de la CIA. El autor, Aimal Kansi, de 29 años, disparó con su rifle Ak47 matando a dos personas. Después huyó a Pakistán, pasando a Afganistán y siendo detenido en 1997. También preparó un escrito donde explicaba sus motivos. Fue ejecutado en Virginia en 2002. 
  2. En 2002, ataque en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El autor, Hesham Mohamed Hadayet, un egipcio que disparó con una pistola semiautomática, matando igualmente a otras dos personas. 
  3. En julio de 2006, ataque a una congregación judia de Seattle. El autor, Naveed Haq, era un americano con descendencia pakistaní que mató a una persona, y exigió, durante la acción, con un rehén, la salida de las tropas norteamericanas de Iraq.
El análisis resulta interesante porque ahonda en los perfiles personales de los autores, así como en cuestiones comunes como el manejo de armas. Sin embargo, las respuestas policiales a estos hechos fueron, por desgracia para los noruegos, mucho más rápidas y efectivas. Lo podéis leer en el siguiente enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada