domingo, 25 de diciembre de 2011

El legado del 18 de julio de 1936: pagas de verano y cunetas




Hoy es 18 de julio de 2011. Han pasado 75 añitos desde que "Generalísimo & Asociados" llevaron a cabo el pronunciamiento militar que acabó con la II República dando rienda suelta tres años de Guerra Civil.

Son pocos los que quedan que pueden presumir de recordar con detalle aquel día. Sin embargo, quedan muchos nostálgicos aún de la España Imperial de 1492, y que se vanaglorian del descubrimiento de América. También los hay que se acuerdan con cariño de ese 18 de julio del 36, aunque no lo vivieran.

18 de julio del 36, UNA FECHA QUE NI SE PISA, NI SE ROMPE NI SE OLVIDA, dice una página Web llamada   http://www.generalisimofranco.com/. Pisar es una falta de educación, romper algo que tiene 75 años es una desfachatez, porque los arqueólogos de la historia se enfadarían. Olvidar, lo que se dice olvidar, es más complicado.

Dos legados nos ha dejado aquella fecha hasta la actualidad. Los que tenemos la grandísima suerte en este país de tener trabajo, generalmente disfrutamos de una paga de verano en cuyo origen no está una palmadita que nos empuje a poder irnos de vacaciones como reivindicación obrera, sino una gracia del Generalísimo para recordar este día grande. Nuestra paga de verano, pues, se la debemos en parte al tipo que se homenajea en esta página que he mencionado.

El segundo legado nos sigue dando trabajo. Son las cunetas, las numerosas cunetas de los pueblos de España, donde descendientes siguen peleando para encontrar a sus muertos, asesinados por vaya Usted a saber qué razones. Cunetas horribles, que algún día la historia acabará recordando como los muertos que dejaban los bandoleros para marcar su territorio. Sí, en definitiva, será la historia de un hecho delictivo colectivo, será parte de la historia de la delincuencia en España.

Claro, en el fondo igual la razón de tanto asesinato, de tanta desaparición, era que no había paga de verano para todos.

Brinden con lo que les pida el cuerpo. Los habrá que lo hagan con cava catalán. Otros muchos brindarán aún con palas, carretillas, pequeñas excavadoras, buscando a los suyos en cualquier camino rural del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada