domingo, 25 de diciembre de 2011

El Tea Party de la izquierda española: el 15m e Izquierda Unida


lavoziuazuqueca.blogspot.com

Leo con interés aunque con cierto desasosiego una entrada del Blog de Manuel Delgado cuyo nombre es "El 15M y la posibilidad de un Tea Party de la izquierda radical en el Estado español" (http://manueldelgadoruiz.blogspot.com/2011/08/el-15m-y-la-posibilidad-de-un-tea-party.html).

Las reflexiones que se pueden leer en su página resultan siempre interesantes, pero las dos definiciones de partida: Tea Party e Izquierda Radical me asustan un poco.

Es verdad que Izquierda Unida agrupa en su programa desde antes del surgimiento del movimiento 15M buena parte de las reivindicaciones con respecto a vivienda, Ley Electoral, respeto a las concentraciones ciudadanas, etc.

Es verdad que, además, a nivel político es el partido más perjudicado por esas medidas de facto que limitan gravemente la calidad democrática de España.

No es menos cierto que el 15M se desmarcó clarísimamente de todos los partidos políticos sin excepción, llegando incluso a ser irrespetuosos con Cayo Lara en una concentración.

Pero, es mi opinión, suponer que el 15M es el Tea Party de Izquierda Unida sería tanto como suponer que las JMJ o la reunión gloriosa de los kikos son la representacíón de las bases del Partido Popular. El 15M es mucho más que el Tea Party, no es sectario, no aglutina a la izquierda radical. Izquierda Unida tiene los problemas, la burocracia odiosa de cualquier partido, pero tampoco representa a la izquierda radical. Y, además, un movimiento no engloba al otro. A la vez, el otro no desea ser englobado por el primero.

El 15M, desde su nacimiento, ha sido un riesgo para IU. Un movimiento que reivindica desde la calle pero que se aleja del sistema de voto, solo puede perjudicar al partido más cercano a sus ideas, porque muchos de sus posibles exvotantes, o de sus votantes potenciales, no quieren participar del voto, más sabiendo que su probable aportación a IU estará viciada por la Ley D´Hondt. 

Pero, como hay que ser justo, con o sin interés electoral, si ha habido un partido político que ha querido dar voz a cambio de nada (a veces incluso a cambio de un rechazo innecesario) ha sido IU. Ha sido así en el congreso, tras los abusos policiales, en algunas enmiendas, etc, etc.

Los diputados autonómicos, concejales municipales o representantes federales de IU están participando activamente en el 15M, pero no llevan el carnet en la boca. Es de agradecer. Esto ilusiona a todo el mundo, y en la petición de Referéndum por la reforma fast food de la Constitución, todos los que lo pedimos sabemos que contamos con su denuncia, con sus diputados, aunque sean pocos.

Es justo reconocer que IU por el momento solo se ha llevado palos de todo esto, mientras que ha tendido la mano a todas las reivindicaciones. Una postura cristiana en toda regla. Muchas eran ya suyas, otras no tanto. Pero es de justicia reconocerlo y agradecerlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada