domingo, 25 de diciembre de 2011

¿La conspiración del balonmano contra la Monarquía?




Un poco de humor.

Unos cuantos monárquicos no acaban de encontrarse cómodos en sus sillones. A las crecientes muestras populares de rechazo a la institución monárquica, se añade el escándalo Urdangarín que, según parece, no satisfecho con vivir de la sopa boba, decidió ponerse a trabajar allá donde le colocaron para desarrollar la moderna teoría del Copago, según la cual todos los españoles le pagarían doblemente: una por yernísimo, y otra por tener las manos largas y sueltas.

Al hilo de esto han surgido varias teorías conspiratorias:
1. que es simplemente un imbécil.
2. que hizo lo que estaba acostumbrado a ver hacer.
3. que es un republicano convencido que quiere contribuir al declive de la Monarquía.

Pero ha surgido la cuarta y se llama la Conspiración del Balonmano.

Nos vamos al año 1993, Mundial de Balonmano en Suecia. España queda en quinto lugar y gana Francia. En la selección nacional comparten vestuario y hacen mucha amistad Iñaki Urdangarín y Xabier Mikel Errekondo, que había jugado en Portland San Antonio y Ademar León. Terminada su actividad como balonmanistas, eligen caminos distintos. Urdangarín da un braguetazo y se lía con Infanta Naranja; por su parte, Errekondo se mete en política. Años después, formará parte de ANV. Hoy, los dos eclosionan, por decirlo así. Uno por supuesta corrupción y el otro porque sale elegido Diputado por Amaiur en las Elecciones del 20N.

Los que defienden esta teoría de la conspiración se hacen una pegunta sencilla: ¿Urdangarín le está haciendo un favor a Amaiur-ETA como lo llaman algunos? ¿Qué se pactó en aquel vestuario sueco? ¿Es solo una coincidencia?

Unos cuantos monárquicos no acaban de encontrarse cómodos en sus sillones. Orondos Notables, es hora de tomarse la pastillita. Españistán se muere.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada