domingo, 25 de diciembre de 2011

La traición de Bradley Manning



 


Este es Bradley Manning, un jovencito de 24 años, analista de inteligencia de los Estados Unidos que, un buen día, tuvo una ocurrencia. Impresionado con la cantidad de documentación secreta que pasaba por delante de sus ojos, asombrado por la falta de moral de buena parte de las actividades que desarrollaba por medio mundo su país, decidió entregar los documentos a los que tenía acceso a un medio de comunicación no convencional (WikiLeaks).

Y supimos muchas cosas. Unas sorprendentes, otras no tanto. Unas para enfurecerse, como los asesinatos de civiles en Iraq por pura diversión y, otras, para reírse, como algunas actividades entre bambalinas de los diplomáticos y embajadores de medio mundo.

El resultado es sencillo. EEUU es lo que se esperaba. Pero para su autor, delatado por un conocido, es peor. Lleva dos años de cárcel, ha puesto en peligro a su país al parecer, y le espera una más que probable Cadena Perpetua. El Premio Nobel para la Paz que dirige su país ya le ha condenado a pesar de que el proceso sigue.

Solo nos queda difundir su historia, sin crear héroes ni falsos mártires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario