domingo, 25 de diciembre de 2011

Las medidas propuestas por el 15m para la visita del Papa


La noche del sábado 6 de agosto se celebró el II Foro Popular Intercalles, en el que se debatieron propuestas de todo tipo, entre las que destacaban las próximas acciones a desarrollar con motivo de la visita a España de Benedicto XVI.


En una entrada anterior de este Blog, más de treinta personas han tenido oportunidad de dar su opinión sobre cómo se debía actuar ante tal evento, siendo conscientes de que el movimiento 15M se juega mucho en esa visita. Buena parte de los que hemos dado nuestro parecer somos gente involucrada con todo lo que representa este movimiento pero que, sin embargo, no podemos asistir a las asambleas.

Ese debate, que se puede leer en los comentarios de http://t.co/6zEj0sn, ha sido muy enriquecedor, sobre todo en la medida que ha permitido participar a gente cristiana que apoya el movimiento y, a la vez, desea participar en las Jornadas Mundiales de Juventud organizadas con la visita.

En la mañana de hoy, y sin haber podido leer aun las actas porque no están colgadas en la Web, solo puedo basarme en lo publicado en dos medios de tirada nacional sobre las medidas que se adoptaron ayer.

ABC publica (http://www.abc.es/20110807/madrid/abcp-proximo-objetivo-boicotear-visita-20110807.html) que el objetivo es el boicoteo, que se prepara una manifestación donde todo el mundo se disfrazará de bebé para denunciar la pederastia en el clero, que se pretende ocupar los colegios públicos en los que los peregrinos quieren alojarse (cosa que, por cierto, es incedente), y organizar una gran "besada" para defender los derechos que, por cierto, en España están reconocidos para homosexuales y transexuales.

"El País" explica que se prepara una interpretación reivindicativa del Vía Crucis, la colocación de puestos informativos en puntos cercanos donde estará el más de un millón de visitantes que se espera y una manifestación (en Neptuno) paralela a los actos en Cibeles.

Me creo más la segunda versión, la de "El País", porque entiendo que ocupar colegos públicos es una chorrada con independencia de que los visitantes, como cualquier turista, deban buscarse sus hoteles y así ya de paso contribuir a la economía local. Entiendo, además, que puede ser gracioso disfrazarse de bebé, pero que es algo que perfectamente puede herir a un millón de personas que rechazan tanto como nosotros la pederastia. La "besada" es algo simbólico, poco original y, en cualquier caso, algo que por solidaridad con el movimiento homosexual se puede hacer, siendo conscientes de que estamos en un país en el que, precisamente, no padecemos ese problema porque ya son respetados.

Sobre el Vía Crucis, puede ser algo simbólico y no necesariamente ofensivo. La colocación de puestos informativos es la mejor medida. Hay una clientela potencial de un millón de personas que sabrán escuchar, parte de la cual ya apoya el movimientoLa manfestación en Neptuno me parece un claro error estratégico. Respeto la decisión pero creo que solo contribuirá a tensar la cuerda con la policía, que se pondrá nerviosa ante la cercanía de unos y otros (cuando no hay un unos y otros). Además, el poder de convocatoria, en comparativa aérea digamos, dejará a la altura del betún la contra concentración, supondrá una imagen gráfica de debilidad. No habrá un millón de personas en Neptuno porque casi no las hay en Madrid en esas fechas.

La visita del Papa es una oportunidad. Debe marcar la agenda del movimiento solo para aprovechar los visitantes y las nuevas muestras de insolidaridad de patrocinadores y Estado que invierten dinero que no tienen en esto, pero no para buscar una confrontación que solo perjudicará al respaldo social que mantiene el 15m. Y no digo que sea una confrontación buscada, no digo que haya mala intención. Ya habrá otros que se encarguen de ello. Y esa variable es parte del juego, hay que tenerla en cuenta. La mejor credencial es el respeto, que no va reñida con la crítica a todo lo infumable que rodea a este acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada