lunes, 27 de febrero de 2012

AZNAR, ESE DIOS




No voy a hacer leña del árbol caído. Aznar a día de hoy puede aparecer como el marido de la alcaldesa de Madrid; como el Ex-Presidente que se ha pasado siete años desprestigiando a su país en el extranjero, como el jeta que cobra una millonada de empresas y del propio Estado, es decir, de todos nosotros; como el único Presidente democrático que denominó a un grupo terrorista como ETA "Movimiento Nacional de Liberación Vasco" justo antes de negarlo y arrepentirse toda la vida; como el tipo que, para eludir los errores en las labores de prevención de terrorismo como responsable del Gobierno, decidió infundir la sombra de ETA en los atentados del 11 de Marzo; como el hombre que dirigió a España a la victoria en la Batalla del Perejil; como el personaje que, por propio ego, llevo a España a participar en una Guerra injusta, errónea, basada en mentiras que nadie a estas alturas defiende salvo él; incluso podría aparecer como buen jugador de Paddle.

Pero del Señor Aznar nos hemos reído nosotros, por su ridículo inglés, por sus chorradas sobre el vino y conducir bajo los efectos del alcohol, por tantas cosas. Lo que no sabía él y lo que imaginábamos nosotros, era que sus "amigos" también se mofaban de él, que les chocaba enormemente su conservadurismo, su dureza, su ortodoxia judía, que en nada compensaba su capacidad de participar. Les hacía gracia su pelo, por ejemplo. Era el tonto de las reuniones.

Sabremos más, seguro. Las filtraciones de Wikileaks ayudan a poner en su sitio a Aznar, ese esperpento que quiso pasar a la historia. Valga como ejemplo esta conversación:

 —"¿Alguien tiene preguntas para el ex primer ministro español Aznar, no vaya a ser que me quede dormido?", bromea Bhalla antes de asistir a la conferencia.

—"¿Puedes simplemente decirle de mi parte 'buen intento el de culpar a ETA?'", replica burlón Bayless Parsley, un analista sobre África, refiriéndose despectivamente a la insistencia con la que su Gobierno trató de imputarle a ETA la autoría de los atentados del 11-M en Madrid, en los que perecieron 191 personas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada