viernes, 10 de febrero de 2012

Lecciones de un niño a su padre sobre la crisis



Hacía tiempo que el niño tenía dudas, pero nunca encontraba el momento de contárselas a su padre. Al llegar de clase, le encontraba tenso, preocupado, nervioso, haciendo muchas cosas, mirando el ordenador o las facturas que llegaban al buzón. Incluso en algún momento le había parecido apreciar que estaba al borde del llanto. A veces hablaba solo, otras salía y volvía un par de horas más tarde. Cuando lo hacía, llevaba bajo el brazo esos papeles con su foto en el margen superior de la hoja. 

Una noche del fin de semana encontró el momento. Fútbol para compartir en familia por la televisión, la excusa perfecta para que le dejaran acostarse más tarde, el momento idóneo para encontrar a su padre más relajado. Cuando llegó el descanso, el padre le hizo un par de comentarios didácticos sobre la forma de juego del equipo que ganaba el partido. El suyo. Lecciones que aprender. Entonces, el niño atacó:

  • Papá, ¿Por qué tú no vas al cole como yo?
  • Porque yo ya no tengo cole, hijo -Respondió.
  • Pero otros padres sí que lo tienen. ¿Por qué tú no?
  • Tú sabes que hay muchos coles en todas partes, cariño. El mío lo cerraron. 
  • ¿Y por qué lo cerraron? ¿No os portábais bien?
  • No nos portábamos mal, pero a veces hay señores que mandan y deciden que hay que cerrar los colegios. Tú sabes que papá fabricaba piezas para coches. Y este año se han vendido menos coches. Por eso, se ha cerrado el colegio.
  • Entonces, ¿Los habéis fabricado más feos este año?
El padre se echa a reír.
  • No, hijo. Cuando un mayor se queda sin cole, normalmente gana menos dinerito para comprar cosas para la casa y, si tiene que comprar un coche porque se le rompe el suyo, pues no puede.
El niño se queda pensativo durante unos segundos.
  • Entonces... ¿han cerrado muchos coles?
  • Sí. Están cerrando muchos. 
  • ¿Y entonces tú ganas menos dinerito ahora?
  • Sí, cariño. Por eso estoy buscando otro cole nuevo.
  • ¿Y qué pasa si uno no paga su coche o su casa?
  • Que se la quitan.
  • ¿Quién?
  • Los que mandan y tienen el dinerito. 
  • ¿Y para qué quieren tantas casas y tantos coches si ya tendrán los suyos?
  • No lo sé, hijo, para tener de repuesto, por si un día se les rompe.
Se hace el silencio entre ambos. El padre está incómodo. Quiere que el niño no se preocupe más de la cuenta.
  • Mira hijo. Dicen estos señores que esto pasa cada varios años. Se llama crisis. Sucede cuando los que tienen dinerito y los que mandan quieren ganar tanto tanto, y gastan tanto tanto, que al final le deben mucho dinerito a otros. Entonces, de repente, ya no gastan más y empiezan a cerrar los colegios.
  • Pero Papá, entonces si ellos son unos gastones, ¿Por qué tienes que pagarlo tú?
  • Porque esto funciona así, hijo.
Comienza la segunda parte del partido y se hace el silencio entre ambos. Pasarán unos minutos hasta que, de nuevo, el niño resuelva la conversación.

  • ¿Sabes, Papá? En el cole, cuando un amigo me quita un juguete o algo porque quiere, yo puedo hacer dos cosas: O le pego o me chivo a la profesora.
  • ¿Y qué haces tú, hijo?
El niño queda pensativo. El padre aguarda a que le dé la respuesta adecuada. Sin embargo, no ha entendido bien a su hijo.
  • ¿Y tú, Papá? ¿Qué harás? ¿Se lo dirás a la Policía o les darás una paliza a esos ladrones?


8 comentarios:

  1. El blog de la demagogia debia llamarse.

    ResponderEliminar
  2. Claro y nítido como la mirada de un niño. Y el que habla de demagogia que se lo haga mirar. Algunos hace tiempo que perdieron la perspectiva de la moral y la ética de la vida humana. No les hagas mucho caso. Te dejo aquí mi twitter y una página de blog muy recomendable. Salu2 @paulatreides67 #15m #ows ¿Implosión controlada:BCE+FED? http://ellosviven.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  3. ¿Demagogia? Sí, pero de baja calidad... Con esa historieta ya no se engaña ni a los más ignorantes... Un poco de seriedad por favor... La crisis no es cosa de broma...

    ResponderEliminar
  4. Mejor simplificar pero dejando bien claro el concepto real de lo que pasa, que seguir siendo engañado por palabrería económica y política que esconden la auténtica realidad. La deuda es un engaño, un sistema de esclavizar al mundo por parte de una minoria poderosa en la sombra.
    No existe dinero en el mundo para pagar la deuda, porque así ha sido diseñado el sistema, para mantener a la gran mayoría esclavizada por la necesidad de dinero, mientras unos pocos se lucran y viven la vida padre sin dar palo al agua a costa de la escasez de otros.
    La realidad es mucho más compleja, pero la simplificación que has hehco, no pierde la esencia de lo que ocurre.

    ResponderEliminar
  5. Con todos mis respetos... Esto es demagogia y el cuento del dinero fiduciario-financiero-enteléquico no. Pues vaya,que bien. O la del crecimiento enterno. Esa es buena también. Hasta que algunos no se quiten de encima las orejeras que no les dejan ver la realidad, aviados vamos. Que si la necesidad del sistema, que si el dinamismo económico que si la competitividad... A mí nadie me ha dado aún un argumento convincente de por que esos señores que tienen el dinerito merecen millones de euros mientras otros pierden su salud en empleos mal pagados y otros tantos malviven o directamente están en la miseria. Y no me vengan con lo de "todos tienen su oportunidad" que pierdo las formas. Igual empezamos por ahí.

    ResponderEliminar
  6. Amigos, gracias por los comentarios. Solo quería comentar dos pequeñas cosas al respecto:

    Una, al simplificar el complejo problema de la economía en este post no pretendía dar lecciones a nadie, ni suponer que en el relato intervienen todos los factores. Solo quería dar una perspectiva infantil, pensar cómo le explicaría yo a mi hija de 4 años esto. La lección que da el niño a su padre no tiene nada que ver con las causas, sino con las consecuencias, con el modo de enfrentarse a eso. Y eso lo comparto. Somos víctimas de una estafa, de un robo de derechos que no nos pone en peligro a nosotros solo sino, precisamente, a esos pequeños. El mensaje que quería transmitir era el de la movilización.

    En segundo lugar, hay otro post en este blog que buscaba el mismo objetivo sobre Siria. (http://elblogderaskolnikov.blogspot.com/2012/02/la-intervencion-en-siria-explicada-un.html)
    Si le echáis un vistazo, os daréis cuenta de que no pretendo dar lecciones de geoestrategia a un niño, sino explicarle de forma sencilla que a veces todo lo vuelven confuso y complejo para, precisamente, perderos en esa maraña mientras sucede lo fundamental: Que nos roban en esta entrada, y que nos llevan a la guerra en la otra.

    ResponderEliminar
  7. Lo que les pasa a los que tachan el post de demagogo, es que no atreven a contestar la pregunta que el niño le hace al padre..no sé si por cobardía o por traición hacia los suyos

    ResponderEliminar