jueves, 21 de marzo de 2013

Esquelas para Elenita




La realidad, tan fría, tan absurda, a menudo nos deja historias que nos hacen sonreír. Presento parcialmente una de ellas. Hoy, como cada 21 de marzo, entre las dolorosas esquelas de "El País" que conmemoran el fallecimiento de familiares, compañeros o amigos, se vuelve a colar una especial. Esta:

els21032013_19a3

El 21 de marzo de 1994, el mundo se paró para Elena Lupiáñez que, a sus cuarenta años de edad, falleció víctima de una enfermedad. Elena era conocida por el periódico "El País". Su marido, José Luis Casaus, decidió recordarla año tras años dejándole un mensaje, en forma de esquela, donde desde hace 19 años le ha ido narrando la evolución de sus hijos, de corta edad cuando ella falleció. 

He sonreído mucho conociendo esta prueba de humanidad del antiguo portavoz de Izquierda Unida en el Distrito Centro de Madrid, a su mujer, sindicalista y trabajadora del periódico El País, que así la describió en su momento: 


"Elena Lupiáñez, de 40 años, falleció el pasado día 21 de marzo, a consecuencia de un cáncer de pulmón, en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. Lupiáñez, licenciada en Ciencias Políticas y Sociología, formó parte del equipo fundacional del diario EL PAÍS, en el que trabajó desde marzo de 1976. Era desde 1990 jefa de negociado de publicidad en Madrid, cargo que ostentó hasta el día de su fallecimiento. Tan sólo disfrutó de una excedencia a principio de la década de los ochenta, que dedicó a dar clases de filosofía, materia que le apasionaba, hasta el punto de ser un recalcitrante miembro de una tertulia que desde hace años mantienen varios interesados y expertos en filosofia.Mujer inteligente y de una extravagancia sutil, gran amante de los grandes viajes, de humor cáustico y poco espectacular, Lupiáñez era madre de dos hijos gemelos, Boris y Yuri, nombres que recibieron porque ella y su marido, el escritor y portavoz de Izquierda Unida de la zona centro Madrid en el Ayuntamiento de esta ciudad, José Luis Casaus, decidieron concebirlos en Leningrado.
En la actualidad era miembro del comité de empresa del diario EL PAÍS, al que ya había pertenecido en otras ocasiones y para el que en en las últimas elecciones encabezó la candidatura de Comisiones Obreras, sindicato en el que ni su marido recuerda cuándo ingresó, ya que cuando la conoció en Sidón (Líbano), hace una década, ya llevaba años en esta organización".

No he sido capaz de recopilar todas las esquelas, que no son sino telegramas de amor y de respeto al recuerdo de una mujer y de una madre. Las copio a continuación.

Mi más absoluto respeto. Gracias por poner algo de luz a este salto al vacío en el que nos encontramos. 

  

  esquela__ep_21032009


Recopiladas gracias a los siguientes sitios web:
http://elblogdeenriqueortiz.blogspot.com.es/2009/03/mas-sobre-las-esquelas-de-elena.html
http://jabola.wordpress.com/tag/elena-lupianez-salanova/
http://elcajondepaula.blogspot.com.es/2009/03/21-de-marzo.html
http://elpais.com/diario/1994/03/23/agenda/764377204_850215.html

3 comentarios:

  1. Me faltaban las tres primeras que incluyes, te las he 'robado' para el post que he publicado también yo hoy sobre este tema. Preciosa historia!

    ResponderEliminar
  2. has conseguido que las esquelas no las vea tan funebres y tan tristes...gracias.

    ResponderEliminar
  3. interesante historia, un ejemplo para todos.... hasta de originalidad

    ResponderEliminar