viernes, 21 de junio de 2013

¿UN FRENTE DEMOCRÁTICO DE IZQUIERDAS?


Estos días oigo hablar a mucha gente de un Frente Democrático de Izquierdas que aglutine a muchos partidos de cara a las próximas elecciones europeas. En el fondo, quien lo escribe lo único que desea es cambiar las cosas, frenar el rodillo de poderosos y corruptos. El mensaje de quienes no somos militantes o formamos parte de algún partido político siempre ha sido el mismo: es mucho más lo que nos une que lo que nos separa y hay urgencias sociales que requieren el esfuerzo de todos para superar esta situación. No se trataría, por tanto, de seguir enredados en viejas batallas entre formaciones tradicionales con rencillas entre ellos, cuando no dentro de los mismos partidos, sino de unir fuerzas entorno a pilares fundamentales que la mayor parte pueden compartir y que la gente necesita, porque representan derechos que los ciudadanos han perdido y nada justifica que no se pongan todos los medios disponibles para que los recuperen de nuevo. 

En esto los partidos se juegan mucho. La gente de la calle va cayendo en el discurso de la antipolítica y si los partidos de izquierda no son capaces de mostrar que pueden cambiar las cosas, pasarán a la historia por no haber estado a la altura de las personas que dicen defender. Es decir, no es suficiente poner voz en debates televisivos, en el Congreso o en los distintos Parlamentos. Porque una persona, dos, cinco, tal vez abran los ojos viendo a X o a Y machacar argumentalmente a otro. Sobran razones, eso es evidente. Pero no se sostiene si después nos pasamos el día discutiendo y remarcando las diferencias internas.

Hace unos días Diego González e Iria Meléndez publicaron un artículo muy interesante que ahondaba en esta idea, y del que me permito extraer el siguiente cuadro.
TablaPartidos

Como se puede ver, efectivamente hay muchas más cosas que nos unen. Sin embargo, el problema de algunos de los principales partidos de esta tabla son las prioridades. Dicho de otro modo, ¿Bildu dejaría, provisionalmente, al margen el debate por la independencia o el de los presos para afrontar de forma urgente la problemática social que viven los ciudadanos de su país? ¿Esquerra Republicana, al que hemos visto danzar con el nacionalismo de derechas antes que con las políticas de izquierda, pospondría sus legítimos sueños nacionalistas para hacer frente común con y para los más desfavorecidos, ahora que las encuestas les sonríen tanto? ¿Qué coste electoral tendría para ambos? ¿Alguien piensa que estos partidos aparcarán sus aspiraciones nacionalistas legítimas para atender las dificultades reales de la población? Algunos me dirán enseguida que ambas reivindicaciones son complementarias. Por supuesto, por eso en esta tabla los autores recogieron el "derecho a decidir" como uno de los puntos básicos de unión. Pero ¿Será suficiente?

El segundo problema surge en la otra parte, que además es la fundamental. Todos convenimos que la izquierda no son los políticos, sino los movimientos sociales, y que estos son los que, con sus movilizaciones y demandas, tienen que promover cambios en los partidos. Si algún partido político considera que es, en sí mismo, la voz de la calle, cometerá un error profundo. El mismo que cometerían algunas asambleas si se consideraran representantes de la calle. Son, en todo caso, voces válidas que atienden a alguna de las demandas de de la población. Y aquí viene, bajo mi punto de vista, el segundo problema. Muchos de estos movimientos han sido capaces de ejercer una presión enorme sobre el gobierno con reivindicaciones legítimas que han sido apoyadas por muchos de estos partidos. Pero los problemas de la izquierda son globales. No se circunscriben a los desahucios, al paro o a la necesidad de frenar los recortes en sanidad o educación. Si un movimiento exige que a la gente no sea expulsada de su casa en España, no puede ignorar, por poner un ejemplo, su rechazo a la permanencia en la OTAN, que no los expulsa, sino que las derriba con sus aviones con los niños dentro. Eso también debe ser una prioridad, porque movimientos que solo mantienen reivindicaciones nacionales, pero que muestran una despreocupación absoluta hacia los problemas de otros países, que además suceden con nuestra colaboración y silencio, son movimientos que tienen el corazón encerrado en unas fronteras. Y eso no es la izquierda. 

Sabemos que algunos movimientos luchan hacia una sola causa por cuestión de oportunidad, de encontrar más apoyos lejos de la dualidad izquierda o derecha. Tal vez la PAH tendría menos simpatías si se posicionara sobre la OTAN. Quizás dentro del totum revolutum del 15M se caerían unos cuantos iluminados que creen que es posible construir cosas desde la desideología. Pero hay que tomar decisiones. Y ya.

Algunos partidos deben pasar la aspiradora dentro urgentemente, otros deben aclarar qué es lo prioritario, si convertirse en Estado o ayudar a la ciudadanía expropiada y estafada para después proseguir con su camino legítimo. Y los movimientos sociales deben ampliar sus miras porque también necesitan a la política, y porque tienen que mostrar idéntica sensibilidad ante los problemas del vecino que los de los niños de Afganistán, Mali o Palestina. A no ser que estemos hablando de otras cosas. 

Y, claro, si estamos hablando de otras cosas, si el nacionalismo es más importante que los derechos de todos; o si nuestros problemas en sanidad, educación o vivienda van por delante de una visión global contra el sistema que genera todos y cada uno de ellos, aquí y fuera de las fronteras, entonces disculpen, pero conmigo no cuenten. 

13 comentarios:

  1. Me parece interesante el concepto, pero permíteme decirte un par de razones por las cuales no creo que esto pase con, al menos, todos los incluidos en dicho cuadro:

    _El PCPE extrapola la estrategia del KKE griego (errónea, en mi opinión) sin analizar la realidad española, por lo tanto no se sumará a nada, lo considera "oportunista" o "revisionista".

    _CHA, BNG(éste en menor medida), ERC y Compromís son de ideología socialdemócrata, es decir, planteamientos de salida del capitalismo o tendentes al socialismo no serían apoyados por estos partidos...¿apoyarían no pagar la deuda, de verdad, aunque eso implicase la salida del euro? Sé que la tabla así lo recoge, en algunos casos, pero permíteme dudarlo. Esta crítica la hago principalmente para Chunta Aragonesista, yo soy de Aragón y sus propuestas siguen siendo "de la época del Régimen",es decir, no plantean ruptura (apoyan proceso constituyente porque son federalistas, pero en el resto de elementos la actual constitución les serviría)

    _Sin nacionalización de sectores estratégicos no hay empleo en este país, luego ERC si no lo apoya no debería unirse a este proyecto; aunque veo factible que apoyasen en el Congreso la presidencia para el Frente.

    _Por último, la clave de un buen frente es el poder popular que lo apoye, haciéndolo desde arriba podrían ganar las elecciones, pero cuando vengan los ataques externos (que lo harán) dejarán de apoyarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tu comentario, Julio. Aporta más al debate.

      Eliminar
  2. Como dice Julio, el problema no son los partidos que conformarían el pacto, el problema es la contaminación de la prensa neoliberal. Por ejemplo, hablas de si BILDU pospondría sus peticiones independentistas y sobre los presos. Ya lo han hecho en numerosas ocasiones y la presión mediática ha hecho que no valiera para nada. ¿Qué pasó no hace mucho cuando por una vez todos los grupos de la oposición se iban a juntar para hacer un documento de reprobación a la acción del gobierno? Pues que algunos partidos recularon para que no los tacharan de amigos de los terroristas, dijeron que no firmarían jamás el mismo documento que bildu. En una gran alianza de la izquierda pasaría lo mismo pero a gran escala. Con Bildu dirían que todos los partidos del pacto son pro etarras, con Esquerra dirían que todos los partidos del pacto quieren romper España, con los partidos comunistas dirían que todos los partidos del pacto nos quieren poner como Cuba, etc, etc....
    Lo malo es que los medios neoliberales tienen muchísima influencia y condicionan a muchas personas.

    ResponderEliminar
  3. En esta #Españistan de las entretelas del poder, la máxima seguida por todo/as es atribuirse ser las esencias de lo que sea, Marxismo, Anarquismo, Leninismo, Stalinismo, Maoismo,Ho-Chimismo, Guevarismo, Bolivianarismo, Ecologismo, Animalismo y entre medio los socialdemócratas de todo pelaje.

    Entre los primeros falla la coherencia, de ser lo que dicen que son, estarían por la asamblea como experiencia necesaria para hacer llegar sus análisis a la mayoría del pueblo y de la experiencia de lucha ir armando de ideas y objetivos anticapitalistas a la mayoría oprimida y alienada hasta las trancas.

    Pa no aburrirles, la prueba del algodón de los que de verdad estan contra el Capitalismo es comprobar si estan dispuestos a someterse a la asamblea y presentarse con los que igualmente dicen ser anticapitalistas en un frente amplio, batallando en las asambleas por que sus ideas sean mayoritariamente apoyadas, aceptando que no lo sean en cualquier momento pero seguir luchando por que se conviertan en mayoría.

    De los segundos hablan por si solo sus actos, que en los momentos determinantes se posicionan al lado del Capital, ya desde su origen jugaron al despiste y división de los desposeidos.

    La inmadurez política y las sobervias personales con las grandes ansias de protagonismo que se generan ante la perspectiva de tocar poder, por muy escaso que sea, imposibilitan que por ejemplo ni lo más extremistas se apunten a exigir que los Cargos públicos no puedan cobrar mas que a los que dicen servir por tanto #SMIparatodoCargoPúblico.

    Comprueben como nadie, nadie del espectro de ideas, se atreve ni siquiera a plantear el debate, en el fondo se creen casta política, les asiste el derecho de cobrar 10 o 100 veces más que a los que dicen representar y el que aspira a sustituirlos requiere el mismo tratamiento, como minímo el mismo sueldazo, si no no merece la pena servir al pueblo.

    Si esto que está tan claro, es tan escondido, por todos sin excepción, salvo la honrosa actuación de Marinaleda, que podemos esperar de los actuales políticos y de los que aspiran a sustituirlos, decir que son ovejitas pues desde los cuentos de niños sabemos que los lobos siempre se disfrazan de corderitos mansos, pero les babean los colmillos ante la cercania de las presas.

    ResponderEliminar
  4. Un pacto por la izquierda?!, bufff que gente más decimonónica... a ver si nos recliclamos un poco... os suena el Diagonal? Madrilonia?, venga abrir vuestra cabecita a nuevas ideas! http://madrilonia.org/2013/06/unidad-sin-convergencia-modelos-de-auto-organizacion-politica-de-multitudes-hiperconectadas/
    teclista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Marta. Has entrado a un Blog con nombre de personaje decimonónico, así que, por supuesto, lo soy.

      En primer lugar, leído ese artículo y dicho con todo el respeto, me parece una soberana gilipollez desde la primera hasta la última línea. cuando estudiaba el Doctorado ya escuchaba estas fórmulas de organización y salía huyendo. Las razones eran sencillas: no aportan ninguna solución al problema real que tiene la gente.

      Y ese es precisamente el problema. Para el autor de ese artículo, el fin en sí mismo es la forma de organizar la toma de decisiones. Para mí, el problema es cómo cojones lograr, de un modo urgente, que la suma de fuerzas políticas y movimientos sociales eviten que hayan niños rebuscando en la basura.

      Yo entiendo el poder como lo teorizó Michel Foucault, no creo en conciencias colectivas ni en unidades líquidas, el nivel de formación de la gente impide comprender esos modelos organizativos neopositivistas. Porque son eso, en esencia. Y eso es lo grave y lo preocupante.

      El debate sobre la unidad o la descentralización entiendo que es una evolución de las pajas mentales que un buen día algún sociólogo de Berkeley se inventó porque se flipó con internet y encontró con las manifestaciones anti-globalización un modo de publicar cosas novedosas que en tres cuartas partes del mundo suenan a chino (nunca mejor dicho).

      Ese modelo que se plantea en ese artículo se va el autor a contarlo a Palestina, Mali o Somalia y lo fríen a hostias. Y comienza a ser horrible esa tendencia a buscar modelos originales de organización que contribuyen a que la gente no vote por rechazar lo decimonónico, retrasando a su vez la posibilidad de aprobar medidas políticas concretas que reduzcan el sufrimiento de la gente. Y, a no ser que seamos ricos, malcriados y asquerosamente occidentales, no se puede tener otro objetivo que ese. Todos los debates quedan aplazados. Es necesario.

      Pero, por no alargarme, el problema de raiz del artículo está en frases como estas:

      "desde el 15M, llevamos dos años ensayando formas de organización masiva absolutamente innovadoras"
      FALSO. Y si además, nos dedicamos a ensayar cosas, estupendo, que nos lleven al psiquiatra porque la realidad es muy seria.

      "Estamos ensayando los métodos de auto-organización social masiva del futuro y hemos conseguido generar un escenario de conflictividad social y hegemonía como nunca hubiéramos soñado"
      Esto es una tomadura de pelo. Es de risa, en serio. Quien se crea esto vive al margen de la realidad.

      Sé que los modelos de organización clásica de manifestaciones estás fracasando y cada vez hacen menos daño al poder. Hay que buscar alternativas al tradicional paseo por el centro de Madrid. En este sentido hay margen para algunas iniciativas descentralizadas que subyacen a algunas acciones del 15M (no todas). Eso es interesante, en serio. Y hay que seguir ese camino.
      Pero confundir eso, que es un medio, con un fin en sí mismo es ignorar que aquí se votará el año que viene y que (nos guste el modelo o no) si queremos que haya familias que mejoren su situación tenemos que estar juntos y ganar en las urnas, mientras se combate la calle.

      En serio, confío que no le den a leer ese artículo a una familia que se ha quedado en la calle tras un desahucio.

      Eliminar
    2. Chapeau, Rasko. Totalmente de acuerdo, tanto en el artículo como en esta respuesta.

      Eliminar
    3. Muy bien compañero. El artículo está muy acertado y la respuesta da en el clavo. El movimiento asambleario, sea 15M o cualquier otro, no se inventó en el 2011. Las redes sociales ayudan a convocar, pero tampoco son la realidad (hay que preguntar qué cantidad de ciudadanos se informan por internet). Y lo de la inteligencia colectiva... pues eso, que estaría muy bien, si todos estuviéramos de verdad instruidos y leyéramos más allá del último best seller de Dan Brown. Aquí y ahora, lo que hace falta es dar un tumbo al camino que llevamos y eso, sólo podremos hacerlo por las urnas. Ya hablaremos después de cambios más profundos, ahora hay que procurar comida y casa a quien no lo tiene. Salud y República. Un abrazo

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con tu respuesta, Rasko. La suscribo al 100%.

      Eliminar
  5. Lo grave y lo preocupante es una izquierda enquistada que no aporta nada nuevo. Al menos podrías criticar desde una posición un poco constructiva. Si quereis avanzar, apreder, formaros... os invitamos a todas a leer nuestros artículos o a acudir a nuestras charlas en el MediaLab Prado:

    http://www.psychnology.org/index.php?page=abstract---volume-11---cabello

    http://datanalysis15m.wordpress.com/2013/06/20/lanzamiento-tecnopolitica-y-15m-la-potencia-de-las-multitudes-conectadas-el-sistema-red-15m-un-nuevo-paradigma-de-la-politica-distribuida/

    ResponderEliminar
  6. Hola me llamo Carlos, soy programador informático y llevo tres años picando código para el proyecto N-1. Lo hago por que me gusta, porque aprendo con mis compañeros y sabiendo las limitaciones de esta red social (que son muchas) que utilizamos unos pocos.

    Conozco a Marta, una de las firmantes del artículo (por llamarlo de alguna manera) que linka arriba.

    Me jode mucho que una persona que no ha currado una mierda en el proyecto además de no tener ni idea de los aspectos técnicos del sistema, aproveche cualquier ocasión para darse auto bombo o vender humo 2.0.

    Hay un grupo de estrellitas que juega a apropiarse de los movimientos sociales, proyectos, o cualquier cosa que pillan para promocionar sus medios, dar charlas, escribir artículos y hacer curriculum.

    Siento soltar esta chapa y el lenguaje empleado, pero es que estoy muy quemado.

    Muchos ánimos con el blog Rasko!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. Lo que cuentas resulta muy interesante.

      Eliminar
  7. Hay que reconocer que se lo montan bien… Entre unos pocos se reparten el pastel. Las "charlas" pueden ser de cualquier cosa que este de moda, desde cursos de Twitter, economía alternativa, "tecnopolítica", periodismo "radikal", derechos de autor… Se apropian de un movimiento o tema de actualidad y lo visten de intelectualidad, ciencia, moderenez… si hace falta se lo inventan, imaginación no les falta… Cualquier cosa que suene guay y se pueda vender en forma de cursos o charlas: http://www.copylove.cc/ Esta claro que cada uno se lo monta como puede pero llama la atención su prepotencia y agresividad con todo aquel que no compra su rollo.

    ResponderEliminar