jueves, 3 de octubre de 2013

UN NIÑO EN LAMPEDUSA

No tiene precio esta tumba. No lo tiene, porque no dice nada. Nada dice sobre cómo te llamabas, dónde naciste, para qué viniste al mundo, o qué esperaba tu madre cuando quiso que le acompañaras, a pesar de tu corta edad, por montañas y valles, por desiertos de hambre y sed, camino de un mar, de una barca, de una vida.

Yo creo que te llamabas Javier. O Firás. O Alou. O yo qué sé.

El caso es que hubieras ido a un colegio. De eso se trataba. También de cama, de techo y de pan. No querías cambiar nada de lo que te rodeaba. No deseabas faltar al respeto a un país. No pretendías convertir a nadie a la religión que nunca tuviste. Solo comer, vivir, aprender, sentar las bases para poder soñar, para que un buen día descubrieras por ti mismo que ni Libia, ni Siria, ni Mali, ni Guinea, ni Somalia, ni ningún país merecía lo que estaba viviendo, que todo era mucho más complejo que aceptar las reglas del juego, que para que mi familia estuviera bien, con el calor del gas, con la luz, con la nevera llena de cosas innecesarias, tu familia tendría que pasar hambre, sufrir ataques de extremistas religiosos amaestrados con mis impuestos, o pagar las deudas de una extorsión colonial de siglos de antigüedad.

Ya no recuerdas tu viaje y me alegro. Todo fue rápido. No culpes a aquellos barcos pesqueros que vieron a los adultos de la barca pedir ayuda. Temían ser denunciados por dar soporte a inmigrantes ilegales. Temían ser personas en una sociedad que les deshumaniza. Temían volver a tener corazón, porque aquel con el que crecieron ya se lo habían comido las bestias, como decía Baudelaire.

No te prometo que nada vaya a cambiar. Tu muerte, la de los cientos que te acompañaban, mañana pasarán a un segundo plano, tras un titular deportivo o una noticia sobre corrupción. Aquí pasa igual. Tras cada patera, tras cada asalto a la valla de Melilla, cientos de noticias irrelevantes, patrias por conquistar, banderas para dividir, detenciones para prolongar guerras, policías armados para desahuciar niños, y cuántas cosas más.

Mira, tal vez mejor así. No merecemos tu compañía. No somos dignos ni de tu sonrisa, ni de tus ojos despiertos. No estamos a la altura de tus sueños. Olvídanos, hasta que cambiemos algo. Hasta que podamos poner un nombre a la tumba que ocupas. Hasta que podamos decir que luchamos para que tu vida fuera distinta.




Hasta entonces.


14 comentarios:

  1. interesting how the reporting of this and the attitude of the authorities is full of compassion. Here in Australia, unauthorised boat arrivals seeking asylum are regarded as criminals and a threat to our national security.

    Visto en The Guardian.

    ResponderEliminar
  2. A LA MIERDA LAS FRONTERAS. FUERA INDEPENDENTISMOS. SI A LA VIDA Y LA TIERRA ES DE TODOS; REPARTO EQUITATIVO DE RECURSOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...mientras algunos separatistas quieren mas divisiones y fronteras caso de catalanes (algunos) y otros borregos parecidos...

      Eliminar
    2. Cuanto cinismo (no quieres fronteras catalanas pero sí españolas). Hay que ser hijo de puta para aprovechar un post como esste para marcar el territorio al estilo perro.

      Eliminar
  3. Impresionante y conmovedor.
    Contigo, por su futuro.

    ResponderEliminar
  4. Si no kambiamos la konciencia...si no komenzamos la revolucion dentro de kada un@...si no nos rekonocemos parte de un todo...solo nos kedara llorar (kien aun tenga korazon)...brutal artikulo...komo la vida misma

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. " ... Decía Darwin que el progreso moral posterior había consistido en la expansión del círculo de la compasión para abarcar primero a los vecinos, luego a los de la misma etnia y más tarde a los del mismo sexo, o raza, o país. Pensaba que esta expansión debería continuar hasta llegar a su lógica conclusión, es decir, hasta que el círculo de la compasión abarque a todas las criaturas capaces de sufrir."

    Texto extraído de http://www.jotdown.es/2013/10/jesus-mosterin-una-filosofia-al-margen-de-la-ciencia-es-la-cosa-mas-aburrida-y-menos-sexy-que-uno-pueda-imaginar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó esa cita. ¡¡Muchas gracias!!

      Eliminar
    2. Solo puedo decir que empecemos, cada uno en su casa... después con el resto.
      Sería precioso educar a los pequeños en el respeto ya no dijo en el amor.
      Buenisima cita.
      Buenisimo este sitio me gusta esta buena onda.

      Eliminar
  7. Entro a Blogger y veo que "el autor" (supongo que yo) ha eliminado un comentario de Carlota. Pero yo no he eliminado nada. Así que no lo entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El autor" es el autor del comentario, en este caso Carlota :)

      Eliminar
  8. Tiempo siguiendo el blog... sorprendido, cautivado en su día por poner palabras a la vergüenza que supone el que en la ruleta me "tocase" por azar ser ciudadano europeo...¡que ironía! un día como hoy donde se vuelven a abrir las grietas...y no...no se abren para que penetre la luz en ellas (cohen). Al contrario, vuelven a sangrar las llagas...desde una fosa común bordeada, al menos, en uno de sus hemisferios por cemento que arrasa el litorial para satisfacción de esta sociedad insaciable... indifference (ya lo decían PJ)...¡cómo mirar a los ojos a ese niño! reconozcámoslo...seamos sinceros por un segundo...no dramaticemos...en el fondo somos así...nos dan igual...no los consideramos nuestro iguales...peor aún...su sufrimiento nos es ajeno.. gracias por estas palabras y otras gratas referencias...cohen o el present tense de PJ, espero poder seguir compartiendo cierta cercanía en los sentimientos a través de tus palabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo cuatro meses sin escribir en el Blog pero, por desgracias varias, me reencuentro con alguno de los post, como este, dolorosísimo, pero estéticamente. Lo escribí y lo sangré, pero nada comparado con el horror y la injusticia que todos y cada una de esas personas han pasado.

      Siguiendo con PJ, esto es un World Wide Suicide. Gracias por tu comentario.

      Eliminar